¿Qué nos motiva para donar?

0
65

Información extraída del trabajo “Donación de órganos, una perspectiva antropológica” escrito por Esperanza Vélez Vélez a través de la Fundación Jiménez Díaz-Capio.

 

El agradecimiento a los donantes y a sus familias, siempre será infinito. La donación es un acto físicamente individual y a la vez colectivo y social. Se hace por y para la colectividad. 

 

Durkheim nos advertía, en la donación un sujeto abstracto, un donante que ama la humanidad se vincula con un receptor que encarna el sufrimiento del mundo, con el que la sociedad lucha mediante su generosidad.

 

Pero… ¿qué nos motiva a donar?

Según el estudio de Vélez, las causas de los fenómenos de donación y no donación no deben buscarse en variables intrapsíquicas (a excepción de la autoestima, algo más baja entre donantes). Ni en el altruismo, ya que no es una variable significativa. El altruismo es más bien una forma de racionalizar los propios motivos de los donantes que una motivación absoluta.

 

Las variables que sí influyen en el acto de la donación, presentan un carácter social y personal. Entre ellas encontramos:

  • Presión para la donación (ya que algún ser querido lo necesita)
  • Experiencia en el tema (conocer a alguien que lo necesita o que ha recibido un órgano)
  • Conocer o no los mecanismos necesarios para convertirse en donantes
  • Oportunidades para hacerlo

 

 Más específicamente,

  1. Altruismo y solidaridad genuina

El ideal de un mundo mejor potencia nuestra generosidad

“…creo en la humanidad, en las personas y en la vida”

2. La satisfacción de necesidades éticas, morales y sentimentales

“…moralmente me siento obligada, ¿acaso no entregó dios su cuerpo por nosotros?

3. Presión familiar y social

Para mejorar la calidad de vida de los seres queridos.

“…mi hija llevaba toda su juventud en diálisis, necesitaba verla vivir… aunque te aclaro, lo mío fue un acto de puro egoísmo, (…) necesitaba vivir, no seguir sintiendo la responsabilidad sobre mis espaldas”

4. Autoestima y valentía

Llevar a cabo un acto de valentía para sentirse más útil y generosa

“me costó tomar la decisión, pero me siento más valiosa ahora y llevo el carné de donante siempre en mi cartera”

5. Necesidad sociosanitaria

“…bueno, la verdad es que una vez muerta ya no necesitas nada, y son muchas las personas incluso jóvenes como yo, que necesitan un riñón o un hígado”

 

BIBLIOGRAFIA

Vélez, E. (2007). Donación de órganos, una perspectiva antropológica. Rev Soc Esp Enferm Nefrol 2007; 10 (3): 179/185.