C/ Enric Granados, 3, 1º 25006 - Lleida 973 241 041

PsicoTransplant

PsicoTransplant

5323088130_def9c83f30_o

La insuficiencia renal severa presenta dos únicos tratamientos. En primer lugar, la diálisis, un tratamiento sustitutivo del riñón el cual suele ser descrito por los pacientes como pesado[1]. Este tratamiento puede constar de hasta 12 horas/semana, dependiendo de si se trata de Hemodiálisis o Diálisis Peritoneal. En segundo lugar, el trasplante, la única alternativa que puede aportar al paciente una mejora real en su calidad de vida, ya que implicaría un abandono del tratamiento de diálisis, y permitiría en un tiempo prudencial, una recuperación de los hábitos anteriores a la pérdida de la función renal. Siempre con un control médico constante.

 

De este modo, parece que el trasplante es aquella alternativa ideal y funcional que todo paciente querría. No obstante, la realidad es que algunos pacientes deciden salir de la lista de espera para trasplante entre otras cosas por la peligrosidad de un rechazo hiperagudo (unos minutos después de incorporar el nuevo riñón), agudo (durante los tres o siete días consecutivos a la operación), celular agudo (el más común, el cual se efectúa durante los tres primeros meses después del trasplante) donde aparecen episodios de rechazo de leves a moderados. Finalmente, se puede dar lugar al rechazo crónico, en el cual se producen cambios permanentes del tejido renal[2].

 

Son diversos los artículos médicos publicados en la prensa española donde se analiza y se afirma que se desconoce gran parte de lo que provoca el rechazo de un trasplante[3]. Según el III Congreso de la Sociedad Española de Trasplante del año 2014, existe un 25% de probabilidades de rechazar un trasplantament renal[4].

Según la Guía de Recomendaciones de la Sociedad Española de Nefrología y de la Organización Nacional de Trasplantes sobre trasplante renal de donante vivo (2010), “el bienestar psicológico tambiém está unido a tener un trasplante renal funcional”.

Dos estudios realitzados a la Universidad de Sevilla el 2004[5] y el 2007[6], detectaron que personas trasplantadas de hígado, corazón y riñón presentaron los siguientes trastornos durante 1 año después de la operación:

  • Trastornos del estado de ánimo entre el 10 y el 58% de la muestra. Disminuye la adherencia al tratamiento, pudiendo provocar el rechazo del órgano.
  • Trastornos de ansiedad entre el 3 y el 33% de la muestra. Aumentan cuando los pacientes reciben el alta hospitalaria, fundamentalmente porque sus familiares se distancian de ellos, pues desean volver cuanto antes mejor a una vida completamente normal.
  • Trastornos sexuales al 30% de la muestra. Las causas pueden ser tanto físicas (debido a la medicación inmunosupresora) como psicológicas (evitan las relaciones sexuales por temor a dañar el órgano trasplantado).
  • Fantasías sobre el donante: sentimientos de culpa porque piensan que otra persona ha muerto para que ellos puedan vivir.
  • Insatisfacción con la imagen corporal: perciben el órgano como un cuerpo extraño que incorpora en el receptor características del donante.
  • Otros trastornos como los adaptativos, somatomorfes y trastornos de la conducta alimentaria han estado diagnosticados en la muestra trabajada.

 

Así pues, siendo que el trasplante no es una operación con un éxito asegurado y sostenido en el tiempo, sino que todavía depende de variables desconocidas y la persona trasplantada debe seguir con un tratamiento médico constante, consideramos que son factores estresantes suficientes que requieren investigación e intervención psicológica profesional.

 

Es por eso que nace PSICOTRANSPLANT, un estudio cuyo objetivo es detectar los factores psicológicos y sociales que facilitan y obstaculizan el éxito y el rechazo en un trasplante renal. De este modo se podrá ofrecer una atención y recomendaciones más especializadas y por lo tanto, efectivas.

 

¿Te apuntas?

 

Esther Jiménez Garriga, Psicóloga psicoanalista.

1

 

[1] Jiménez, E. (2017). SUMEM. Detecció, prevenció i intervenció de necessitats psicològiques, mèdiques i socials. Lleida, Esp. Fundació Renal Jaume Arnó.

[2] International Transplant Nurses Society (2007). Guía para el cuidado de su salud después del trasplante de riñón. EEUU. Astellas Pharma US. Inc.

[3] López, Ángeles. (1 de novembre del 2007). Dónde comienza el rechazo del riñón trasplantado. El mundo SALUD, versió on-line.

[4] Europa Press (2014). Uno de cada cuatro trasplantes de riñón se pierde debido al rechazo por anticuerpos. Valencia: Infosalus. Recuperat de http://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cada-cuatro-trasplantes-rinon-pierde-debido-rechazo-anticuerpos-20140610122514.html

[5] Pérez San Gregorio, María Ángeles. Martín Rodríguez, Agustín. Galán Rodríguez, Antonio. (2005)

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS ASOCIADOS AL TRASPLANTE DE ÓRGANOS International Journal of Clinical and Health Psychology, enero, año/vol. 5, número 001 Asociación Española de Psicología Conductual (AEPC). Granada, España. pp. 99-114

[6] Pérez San Gregorio, Mª A., Martín Rodríguez, A., y Galán Rodríguez, A. (2007). Symptoms of anxiety and depression in different satges of organ transplant. International Journal of Clinical and Health Psychology, Vol. 7 (3), pp. 633-639.

2 Comments
  • 5 abril, 2018

    Bon dia, Soc trasplantat de ronyó, la meva dona es la donant. Fa 4 anys. Visc a Andorra.
    Voldria mes informació
    Gràcies.

    • raquel maya
      Responder
      10 abril, 2018

      Bon dia Víctor,

      Disculpa la tardança en la resposta. Et pots posar en contacte amb la Coordinadora del Projecte Esther Jiménez al correu esther@fjarno.org o al telèfon 600 419 917. Ella t’informarà del que requereixis.

      Salutacions Cordials.

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies