C/ Enric Granados, 3, 1º 25006 - Lleida 973 241 041

Resilencia frente a resistencia

resiliencia

La enfermedad renal crónica provoca cambios muy importantes en nuestra vida (a nivel social, familiar, físico, emocional, etc.). O te dejas llevar por el desánimo o te enfrentas a la situación con el ánimo de sobreponerte, las opciones son pocas y claras.

 

No son superhéroes, pero sí me llama la atención –desde siempre-, el valor de las personas afectadas por esta enfermedad. Habitualmente, en las charlas que suelo dar para explicar qué es y qué podemos hacer frente a ella (cómo funcionan nuestros riñones, qué pasa cuando no funcionan, qué tratamientos hay, qué medicinas son las más habituales, qué alimentos contienen más o menos potasio, fósforo, sodio, líquidos, qué es el trasplante y las listas de espera, cuáles son nuestras expectativas en muchos ámbitos, qué autocuidados debemos tener, que necesidades psicosociales tenemos…) me encuentro a personas asustadas pero deseosas de aprender a adaptarse, de luchar ante lo inevitable y superarlo. Afortunadamente, pocos muestran la inmadurez del abandono, de permanecer en la rebeldía, de rendirse. La mayoría se deciden por afrontarlo con dignidad. Realmente, gracias a los equipos médicos (incluyo enfermería y personal sanitario en general), los tratamientos y la tecnología, tenemos una vida que vivir –no sólo sobrevivir-.

 

Claro que sólo con lo dicho no es suficiente para vivir toda una vida; hay otros factores que son de utilidad para seguir adelante. De esto iremos hablando. No nos queda otro remedio, comentamos con frecuencia, pero si en lugar de resistirnos a los cambios, aprendemos a convivir con esta situación, podemos llegar no sólo a mantener la vida, sino a salir fortalecidos.

 

Esto es lo que llamamos RESILENCIA y de esto quiero hablaros en mis próximos artículos, de mi experiencia en este tema y cómo utilizar las habilidades precisas para conseguir este objetivo aplicando los conceptos que hacen que una persona sea resilente frente a la enfermedad renal crónica; esto es, no solo manejar adecuadamente la situación sino, además, sentirse mejorado internamente como persona. Cada uno tenemos una característica personal, una carga genética específica, una educación, pero a ser mejor y superar los obstáculos podemos aprender aunque eso conlleve cambiar algunas cosas. Se le atribuye a Albert Einstein una frase que dice que, “si siempre hacemos lo mismo, no podemos tener resultados distintos”. Por esto no hay que tener miedo a los cambios si nos ayudan a gestionar mejor situaciones tan vitales como tener este problema.

 

Soy paciente renal por una malformación congénita por la que tuve una doble intervención con veinte meses de edad y, desde la adolescencia, cerca de cuarenta años con tratamiento para la enfermedad renal crónica (conservador, diálisis y trasplantes), lo suficiente para saber qué es en primera persona. Pero, para mí, lo más importante es haber aprendido –y seguir aprendiendo- a vivir una vida que me satisface a pesar de que, como suelo decir, “ejerzo de paciente por horas”.

 

Espero que este espacio que ponemos a disposición de todos vosotros desde la Fundación Renal Jaume Arnó, sea de la utilidad deseada. Hasta pronto, pues espero vuestros comentarios.

Ignacio Gracia .

 

 

No Comments
Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies